El seno infinito III Dos patrias y muchas más!


DESCARGAR LIBRO EN PDF

El_seno_infinito_III_Dos_patrias_y_mucha





Transposición de un poema de José Martí: “Dos patrias”.

Tengo dos patrias: Cuba y la mañana.

¿O son ambas una? Así como la majestad del

sol invade el firmamento, veo a Cuba desnuda,

girasol en mano, novia que

murmura su canción ufana.

¡Qué bien recuerdo esa flor temprana

que hasta mí se ofrece! El pecho colmado se

siente palpitar de nuevo. Ya es hora de

Vivir. De cantar la alborada. Los hombres en

silencio conversan con las nubes e inventan

sus palabras, imágenes del sueño.

Como una bandera que anuncia

La feria, la viva llama

Baila. Descartando las sombras,

¿me asomaré a la ventana?

Plácida e irradiante, como nube lejana,

La novia Cuba llama.

Lawrence, Kansas, febrero de 1976

He soñado una patria amplia como el firmamento

donde todo cabe y donde todo sobra

una patria azul que lleva blanca nube como

bandera, y por único monarca

el sereno vuelo encendido de la paloma

viajera.

He soñado también una patria sin nombre

O en cuyo nombre cabrían todos los nombres.

Una patria que me encuentre doquier yo me

Siente, con raíces de luciérnagas

alumbrándonos la noche.

Patria como una canción sueño,

hecha de tantas voces

que se diría conforman una sola voz,

idéntica en todos sus acentos

--cada vibración de lo concreto

repicándome el silencio:

Patria que por gemir

Ríe, y que por reír llora, como olvidada de sí, en su

Más pura entrega.

Gloriosa Matria de todos aquí en la tierra.

V. de B., enero de 1986

Muestras de cortesía aceptables a la Cia.

. . . Y por favor y más que nada:

no clamar más allá de un mismo pecho

el furor que nos invade, la fe violada

y la agonía de no saber ni en qué

ni en quién creer. Recuerden

ser formales en cualquier reclamación

y no amenazar demasiado con eso de

“la compasión”. Al fin, que quién a-

guanta que lo estén fregando a uno

con la insoportable manía de ponerse a

enfocar los acontecimientos tomando en

cuenta “los perennes principios eternos”

(“que sólo Dios Padre sabe cuáles serán...”).

“¡Muéranse!”, dirán los preocupados por no

tener que hacer un esfuerzo voluntario de

conciencia, “no fuera a ser” (esto lo dicen aunque

no lo digan) “que en consecuencia nos viéramos

teniendo que actuar como verdaderos cristianos”

(o como verdaderos comunistas,

que por poco viene siendo lo mismo, si es

que tienen la bondad de soportarme una

indiscreción más...)

A parte de que no es sólo Dios Padre

el que sabe perfectamente bien de qué es

de lo que se habla cuando se invocan:

la verdadera justicia

la verdadera belleza y,

entre ambos, el Amor que

los reclama: perfecta rela-

ción geométrica de los dos

polos que ampara:

¡Belleza de la justicia y

justicia de la belleza!

¡Su encarnación!)

Y ya sabemos, también, que de ésas como de

otras “indiscreciones” el Poeta no podrá ser nunca

enteramente culpable: el resto lo habrá determinado

“la historia” cuando no, antes, el milagro sin el cual

nuestro cuento, colorín-colorao, se ha acabao (colorín-

colorao...). Por lo que habrá que inventarlo de nuevo,

es decir: admitirlo, primero, y proclamarlo como evidencia

de un orden que se esconde tras el aparente desorden

de lo dado... (aun, incluso, cuando al revelarse, muy

pronto se nos esconda de nuevo y mistifique, como esas

sonrisas que a penas de soslayo se dejan entrever).

Habrá que contar, digo, ese cuento con que cuento

para que el milagro irrumpa de nuevo en el tiempo de

este hombre calcinado, desterrado, y lo regrese a la

original pureza innata de su ser:

Contarlo para que al fin (a lo mejor) suceda.

Para que al fin (a lo mejor) seamos.

O para que sigamos siendo –-mientras se

pueda— un poco menos tristemente: aun con nuestras

imposibles historias de viejos

y, más que nada y para siempre,

con nuestras eternas historias de novios.

Como es, sobre todo, aquélla del recurrente encuentro de

la Amiga y del Esposo: dos sujetos que se funden por la

gracia de un mismo cuerpo original, recuperado

–-vibrante onda de celestial sosiego con que se colma

la inmensidad.

Espacio aniquilado, trasmutado; deseo totalmente

realizado cuya forma se despoja de sí en singular

vaporización de los extremos:

Sexo anexo derramándose por este corazón sin

tregua --corazón-pan, hermano, te aseguro:

Mientras más repartido, más completo...

V de B, México, abril 10-11, 1986

Para Poetas por la Paz:

La Habana, 26 de julio de 1986

Un deshecho desecho del tiempo, la vieja Habana

que alguna vez fue mía en el más pleno letargo de sus tardes,

en la frescura de sus noches extendidas besando la alborada,

en la rutilante blancura del mar, caldera de espumas:

viento respirable de la ola refrescándonos la sal.

Caducas majestuosidades calcínanse al ritmo del sol

marino. Regreso a ti por ese infinito puente del recuerdo ten-

dido hacia un futuro hecho de memorias que son destellos de

futuro, evocación, deseo... Cómo estar aquí ya más... quedarse,

viéndose el alma en ruinas ante tanta patente adversidad. Y

¿qué respuesta darle a esta tarde que se ríe de la coherencia

del verbo en el tiempo; que borra, aniquila, entorpece

cualquier interpretación? Tarde que me ahoga y me

enternece de todas una, porque veo a un joven padre

en camiseta en la ventana

(habrá nacido después que yo salí):

un joven padre que mira

al mar, con su niña en brazos haciendo

mil maromas y, afuera, una bandera cubana

adherida a la pared despostillada,

con otra, roja y negra, atada de corbata.

Y es que, si se está de Carnaval, también se está de luto,

digo, por todos los que murieron aquel veintiséis,

pero, no menos, por todos los que después cayeron,

como por los que al fin se fueron, o los que se

quedaron, cuando también se pudieron ir...

¡SEÑORES IMPERIALISTAS!

¡NO LES TENEMOS ABSOLUTAMENTE NINGÚN MIEDO!

Así proclama el enorme letrero dirigido a la Embajada yanqui,

ya también en ruinas, con el rostro de un Fidel muy leonino,

más fiero que dragón chino...

Dentro de este singular marco, el joven padre y su hija juegan.

Yo veo lo que no ven ellos: su indefensa pobreza,

su ternura, el descomunal letrero, las banderas,

la Embajada roída, el monumento al Maine decapitado

de su vil águila imperial y me pregunto:

¿A dónde iría a dar la paloma que Picasso prometió

mandar para poner en su lugar?

Yo veo el tiempo, ellos sólo ven el mar. Toda la mar

cada vez más hinchada entre las dos Habanas

(aunque no se trate sino de una sola, imponderable, multi-

facética leyenda). Y tanta historia recargándose contra los

muros de la antigua Ciudadela que se vence, se vence

como una barca a la deriva entre las olas.

Primera villa de aquél mi hablar primero que me colma con su

leche de dadivosa madre siempre dispuesta:

Aunque ya no estés te seguiré buscando. Y,

si es que aún estás, la mía: Espérame como a blanca

paloma que viaja en busca de su flor suspiro

–-que, si ya, ni a Capital de la Alegría

ni a Perla del Caribe llegas:

de Capital de la Amistad y el Querendón

no bajas...

V. de B., otoño de 1986

Plantados frente al mar y de ambos lados:

Qué es lo que en ti más me conmueve,

Pueblo,

Si no: esa lágrima ardiente que

Quema tu ojo por dentro--

esa lágrima seca que ya se agotó

de tanto caer, de tanto quedarse

retenida. Suspendida

la lágrima en el ojo que

anega al mar con su mirada,

que añora lo que se fue

(como no sea más que por haberse ido) y,

del otro lado, igual,

la mar que nos separa: la mar de mares y

tanto más que se quedó, inerme,

entre las palmas, entre las algas,

sin pestañar. ¡Querer zarpar y ya!

aún cuando el salado mar con gusto

se lo tragara, junto a tanta juventud

desventurada. (Los más cómplices casi

siempre salen por avión.) Zarpar,

brincar fuera del tiempo,

escapar de esta maldita

crucifixión.

Florida, finales del s. XX y del milenio (sin querer pensar, pero pensando, en lo que falta).

UBI SUNT

Y, ¿qué habrá sido de Cándido, el “Billetero del

Treinta y tres” --entonando algún danzón, cada

otra esquina?

¿O del dulce Caballero de París,

retrato andante de Becquer, flowerchild

antes de tiempo?, ¿o de

La Albina, siempre de negro? ¿o de aquella

otra limosnera, negra ella “de nación”,

que ataba trapitos rojos por donde pasaba

(menos en la puerta de la iglesia, donde moraba)...

Ellos, cada cual, un mundo en sí, ajenos a su

imagen en mi espíritu y, sin embargo,

presentes en mi total apego

a su frágil esencia de criatura.

V de B, Octubre 2/3, 1986

HABANA,

Canibalizada por el sol, la seca,

los destierros...

Por las grandes mudanzas

de cada nuevo desarraigo.

Habana,

Carcomida por los recuerdos:

Por cada vieja y por cada nueva

traición.

Desperdicio del cielo.

Cielo que se opaca poco a

poco. A pesar de tanto sol,

De tanto mar y resaca.

O

no sé si será ya que,

de tanto sol,

la luz,

poco a

poco,

se apaga.

Sin lugar ni fecha…

Lo que el alma busca: plegaria a propósito en cubano…

Una casa que no sea sino un cuartico pintadito de tu color

preferido, tras tu Odisea;

Un cuartico con una ventana por donde entre tu

trocito de cielo, y un poquito de sol, por la mañana.

Una casa bañada de sol por la ventana en medio de la tarde

y, al anochecer, recogido vientre incandescente.

Un cuartico bien chiquito que respire el cielo y las rosas y

donde me vengas a ver bien calladito;

donde recrearme en Dios, de mi Dios acompañada,

para soñar despierta y vagar por el espacio,

entre varios tiempos cortejada...

Un cuartico bien chiquito donde convertirme en nube o

en sirena; donde poder respirar como respiran

los que saben estar …

tranquilos…

una casa, un cuartico, como un lecho donde consumar la

espera

y recoger la cosecha …

donde nos podamos morir al mundo, juntos o

por separado:

un lugar donde, con estar, baste

hasta que de estar, también, nos baste.

Una casa, un cuartico, como una puerta al infinito,

como un puntico que nos de cuerda pa' regresar.

(con agua, con luz, con o sin muebles… tranquilo…)

Valle de Bravo, México, c1990.

Mi “Cubana-Kan”

Cómo voy a hablar de “ellos”

Cuando tengo dos hijos que hablan

igual que “ellos”...

Cuando las “entrañas del monstruo”

Un día se me convirtieron

simple y llanamente en

KANSAS...

con sus campos engarzados de

pequeños soles de ojos negros, rutilantes,

bajo el puntilloso pincel de la buena, bella,

vieja, tierna amiga...

Cómo voy a hablar de “ellos”,

recordando a la esmerada Nan

enhiesta como una espiga

–-dulce sostén de aborregados cielos,

ondulantes,

por los que rueda

la dorada marea del trigal:

Patria compuesta

de surcos de tierra negra

donde al fin el cielo un día,

de tan cerca,

Me hizo gustar de aquel pan que,

solo él,

sabe a verdadero

pan...

Centro de su centro:

Mi nuevo “Cubanakán”...

Cubana-kan-mente, en Miami, un 12 de septiembre de 1991.

Patria es…

"El alma humana necesita por encima de todo sentirse arraigada en varios ambientes naturales y comunicarse con el universo a través de ellos. La patria, los ambientes definidos por la lengua, por la cultura, por un pasado histórico común, por la profesión, la localidad, son ejemplos de ambientes naturales. Es criminal todo lo que tenga por efecto desarraigar a un ser humano o impedirle que pueda echar raíces”. Simone Weil

PROYECTO de NUEVO/VIEJO ARRAIGO: Primero, qué es lo que quiere decir P A T R I A:

Patria es un decir solamente, primero y ante todo,

una forma de contar mis sueños, la memoria.

Patria es el silencio que todo lo une, celestial

arraigo en el corazón de mi interior abierto:

un regreso permanente a ese Ser que me espera, quietamente... una cierta forma de decir

el firmamento, mi cielo, tu cielo; mis besos tus besos.

Patria eres tú, mi empeño, y haberte querido inútilmente;

un decir, solamente, y casi todo... es

poder volverte a ver, amor, como un sol que se funde en otro sol: Patria es el firmamento. La estrella. La estrella de Belén iluminándote la frente.

Patria primero para mí fue una ciudad iluminada

(en un lugar del Caribe, de cuyo nombre no puedo olvidarme,

nací, a punto de estallar otra guerra más para

"liquidar todas las guerras"): oh, H a b a n a

habana have a nana Havana chiquita banana

mañana cabana, cubana. (Is there a cubana

inside the cabana? What about a banana

inside the cubana? ):

Érase un país de (c)olores y de sexo, de ritmo y de sudor, de ron y de caderas: lenguas ávidas en la boca del vaso y en el fondo de toda rosa plena, con ese profundo perfume que… ¡exaspera!

Patria era el murmullo de largos pasillos semi-oscuros,

también: el jadeante sudor de una siesta prolongada

más allá de la primera digestión, a la hora de cumplir, al dedo,

con un Eros desbordante y fiero.

Patria es la que se recuerda, la que poseemos en nuestro cuerpo ---más allá del horror--- nuestra memoria, y

aquella singular lucidez del ser que por fin logra sentarse

atónito

frente al mar.

Patria es el mar, la mar... la mar de besos... la que nos separa,

que es también la que nos une... saber decir y saborear,

esa palabra-caramelo, caramelito, que es... "La mar",

la mer, la mer toujours recommencée: fulgurante cuajadura del sol en las espumas, eternidad recuperada, con o sin Rimbaud...)

Patria es poder volvernos a encontrar, sublimemente a la hora de la muerte, tal como nos soñamos, enteros: No tenerse que

morir a lo pendejo para poder ser; para poder estar siendo

en este bien-amor aquí, antes de ir a dar al otro bien-amor

allá, que nos espera desde siempre y hasta siempre,

pacientemente, sin atreverse a tocar, como un mendigo.

Y, sobre todo, tener patria querrá decir

poder confiarme de que no me dirán qué es o

qué no es, Poesía: poder darme el lujo de todo un cuento

o no dejar más constancia de mi arrebato

que tres letras y una curva sobre el lienzo:

Patria, al fin, es: este poema que me recoge como

un lecho inventado por el espíritu en gestación

--pariéndose a sí mismo por la boca que lo habla, que no es sino la de una solitaria Maga presta a servirle al ciervo calladamente atento, tras la puerta...

Valle de Bravo, c1999

La Habana jamás será Siberia

(como no se disparen las bombas)

ni tampoco volverá a ser la que fue.

La Habana se reinventará en su propio Carnaval

Cuando Ochún y Yemayá y Elegguá le

habrán soplado, una vez más, su antigua

Canción de Sabiduría.

¡Manjar para los dioses, di...:

¡Jesús orisha Obatalá! (Pues ¡Jesús es todo aquel

que el Santo Espíritu posee!)

San Cristóbal de La Habana soñando bajo acolchonadas nubes

en medio del recurrente tráfico de un millón de emigrados: como

ésos de nuestros antepasados prevenientes de Islas Canarias,

pobladores de San Agustín de la Florida, más tarde emigrados a

Santiago de Cuba (“por una de esas tantas guerras como hay”)

antes de regresarse, algunos de ellos, a la silvestre costa

seminol --al cabo de veinte años, desarraigados, mas no por mucho

tiempo: o, quizá, igual, ya por siempre desarraigados...

 Buena parte de este cuento habrá sido antes o después de que Don Juan

Capitán se fuera de peregrino a Santiago de Compostela --otro “San Yago” --

y Úrsula permaneciera con sus hermanas bajo la intrépida vigilancia de

los valientes “indios” del lugar (“si olvidan nuestro linaje ancestral, el filo

de pómulos y mentón, su precisa medición, el cuento contarán, ya verán...”)

Puntos cardinales de viejas rutas recorridas, viajadas, abandonadas:

¡siempre descubiertas, siempre reinventadas! Así pues... todo esto per-

cibiendo (y tras mucho cavilar)... cómo no arriesgar decirles a todos

mis fellow Americans (pues con ello digo ¡ a todos!):

Encuéntrame a la puerta de Iglesia, y celebremos ahí

el día del desarme final; en cada plaza, zócalo o townsquare

festejaremos, entre un mar de banderas y trompetas;

 y no habrá ya más nunca una única bandera sobre otras,

Sino, más bien: De todas las banderas haremos una

Sola, callada, inmaculada, Bandera-Corazón: Y será...

De un mismo color para la Justicia.

De un mismo color para el Honor.

De un mismo color para la Compasión, Amor:

De un mismo color: Innombrable...

Traducción del 2003 de un poema en inglés hecho en México c1986.

Por una muerte bien dispuesta

Antes de morirme quiero heredarle mi cuerpo a la

Tierra y sus criaturas... Le dejo a los que más me

amaron, y en cuya proximidad he vivido, la decisión de

qué hacer conmigo: si enterrarme (en contacto directo

con la tierra, espero) de forma tal que mi cuerpo ayude

a alimentar las rosas y, así, restaurarle la belleza

al lugar donde la belleza alguna vez estuvo.

O si no,

Si hambre padecen, y mis carnes aun resultan propias para un

Manjar (siempre que me cuezan bien, por su propio bien)

Yo, por mí, no opongo resistencia alguna a que me ayuden a

morir con gracia sacramental y, entonces, tan pronto mi alma

retome el vuelo, que me cuezan e ingieran con amor

y respeto: gozándoseme, tal cual gozada fui antes de

Muerta, si bien de otra manera; tal cual gozadas serán

las rosas erguidas sobre el lecho de mis añejos huesos.

Traducido del original inglés, sin fecha ni lugar.

Entramos en este mundo solos y partimos

Solos,

De cabeza primero hacia el abismo,

De pies primero,

Alados, hacia la otra orilla…

Y nuestro espíritu se lanza hacia el Océano

de las Invenciones del Amor,

Donde buscamos nuestro propio rostro, el Otro,

El amor del Otro que está en nosotros,

el ciego barco de nuestros sexos, apretadamente montados,

abriendo ríos que nos piden Regresar.

¡O, memorias de una antigua raza!

Y nuestro espíritu se lanza hacia el Océano

de las Invenciones del Amor,

Calvario de Delicias, Reino de lo indeterminado:

No me dejes ir; déjame descansar en tu

Abrazo, o, Amor de Amores, o,

Canción de Canciones.

Traducido del original inglés, sin lugar ni fecha

0 vistas
© 2020 by Mamadoc. Proudly created by Visual Brunch Studio